Me cuesta ponerle precio a lo que hago.

febrero 22, 2021

 


Puedo asegurarte que no te pasa solo a ti, hay muchas personas que tienen la misma dificultad al momento de poner precios, cobrar cargos extras o darle valor a su trabajo.

La buena noticia es que se puede aprender y superar con algunos puntos de referencia, como:


  1. Conocer el producto / servicio completamente, esto significa conocer el contenido del producto y  sus variantes, todos sus derivados, materia prima y tener las mejores en precios de distribución,    además de todas las virtudes y características de lo que vendes o brindas.
  2. Conocer el proceso de producción, significa que el traslado, luz, gas, internet y tu mano de obra    debe ser parte del precio como elaboración, si no está incluido, no está siendo rentable.
  3. Crear y contemplar en los gastos de inversión, los métodos de comunicación o promoción, sobre  todo si la intención es crecer y realizar publicidad y mercadeo.

Estos 3 aspectos son clave para establecer los precios, aunque en ocasiones, por miedo a cobrar lo que se debe, prefieren no contemplarlo, lo que resulta ganancia dudosa o un negocio no rentable.


Por otro lado, existen estrategias que nos pueden ayudar a decidir cómo manejar los precios, pero esto depende del tipo de emprendimiento.  Poner el precio adecuado es de las decisiones más importantes para todo negocio, por lo que sugiero evaluar, estas dos estrategias:


1-Estrategia de precio de acuerdo a la oferta y demanda del mercado, evaluando todas las opciones de la competencia y los márgenes de ganancia.  Esta estrategia es más utilizada por venta de productos comerciales, donde se compran grandes cantidades para vender, lo que permite un margen de ganancia flexible. Ejemplo: que re-vendas productos de cosméticos que adquieres en excelentes precios y puedes ajustar el precio ,de venta de acuerdo al margen  del costo real vs. el precio del mercado.

No es recomendable para servicios.


2-Estrategía de precio por tu propuesta de valor, es de la más recomendada, si se trata de productos o servicios que realizas tu mismo, porque el precio tiene o puede variar por tu esfuerzo y valor agregado; sea por personalización, empaquetados, uso de tu creatividad, entre otras variantes.


¿Cuándo es caro o barato?

Conocer a tu cliente es otro aspecto que te ayudará a saber lo que estará dispuesto a pagar, pero en cualquiera de los casos, el precio deberá incluir siempre los gastos que has tenido hasta la entrega del producto final.

"No bajes tus precios, aumenta el valor de tu marca"

¿Cómo? Markando la Diferencia, utilizando tus habilidades creativas, conociendo mejor a tu cliente y creando propios sistemas de venta.

Si te ha gustado este tema, déjame tu comentario, cuéntame de que te gustaría leer y comparte con otros emprendedores.

Te dejo un fuerte abrazo y te espero en @mayulygonzález8 para más contenido especial.